PALEOAFRICA

Gona, en Etiopía, y Ain Hanech (incluyendo Ain Boucherit) y Tighennif, en Argelia, son tres de las zonas de investigación paleoantropológica más importantes para el estudio de la evolución biológica, comportamental y cognitiva de los antepasados humanos del Pleistoceno inferior. Los descubrimientos arqueológicos de Gona, fechados hace 2,6 millones de años, representan los hallazgos olduvayenses más antiguos. Mientras que los de Ain Hanech, fechados hace unos 2,4 Ma, son actualmente los más antiguos del Norte de África. Los yacimientos fósiles de Gona se remontan a más de 6 millones de años, con el descubrimiento de un gran número de homínidos (Ardipithecus kadabba, hace unos 6 Ma, y Ardipithecus ramidus, de unos 4,5 Ma). Además, Gona ha producido el primer cráneo de Homo erectus (1,5 y 1,26 Ma, respectivamente) asociado a los artefactos olduvayenses y achelenses. De manera similar, los depósitos fósiles de Ain Hanech datan de 2,4 Ma, aunque aún no se han encontrado restos de homínidos en las capas olduvayenses y achelenses (~2,4-1,6 Ma). Sin embargo, en la década de 1950, Tighennif produjo mandíbulas de Homo erectus y un parietal asociado al periodo achelense (~1,0-0,8 Ma).

Yacimiento de Ain Hanech

Yacimiento de Ain Hanech

Algo único tanto en Gona como en Ain Hanech es el hecho de que ambos emplazamientos contienen artefactos de piedra, lo que muestra la existencia de avances tecnológicos en el intervalo de tiempo de 2,6-2,0 Ma, algo que solo podíamos ver en otras partes de África con fecha de hace 1,8 Ma aproximadamente. El primer Homo de África está fechado hace unos 2,8 Ma. El siguiente conjunto de fósiles Homo que se conoce son de hace unos 2,5-2,3 Ma, lo que nos deja un intervalo de tiempo crítico de unos 2,3-2,0 Ma de vacío en términos de registros fósiles de homínidos. Además, arqueológicamente se sabe poco. Este intervalo de tiempo totalmente desconocido (unos 2,3-2,0 Ma) requiere de investigaciones de campo dedicadas y multidisciplinarias, ya que ahora sabemos, mediante el descubrimiento de artefactos olduvayenses de hace 1,85 Ma documentados en Dmanisi (Georgia), que el antepasado inmediato del Homo erectus debe haber dejado el continente africano hace unos 2,0 Ma o antes, y antes del periodo achelense. Por tanto, sigue sin estar claro si los primeros individuos Homo (Homo rudolfensis/Homo habilis) y Homo erectus/Homo ergaster son especies que se suceden en el tiempo o si convivían en la misma época (es decir, hace entre 2,0 y 1,5 Ma). Los depósitos del Pleistoceno superior de Gona y Ain Hanech se complementan entre sí y ya han probado que ambos ofrecen una oportunidad única para la investigación de la evolución comportamental y biológica de nuestros antepasados de hace unos 2,6 y 0,2 Ma. Por lo tanto, las investigaciones de campo multidisciplinarias que se llevan a cabo en Gona y Ain Hanech sirven para desentrañar los avances evolutivos que hicieron nuestros antepasados hace unos 2,6 millones de años.

Sileshi Semaw en el yacimiento de Gona

Sileshi Semaw en el yacimiento de Gona