Fundación Palarq Tighennif, Algeria

Palarq

Este proyecto de investigación se propone realizar investigaciones paleoantropológicas exhaustivas en el yacimiento de la Edad de Piedra Temprana situado en Tighennif (ex. Ternifine) (Argelia). En Tighennif se han hallado los homininos más antiguos del norte de África, asociados a faunas y herramientas de piedra achelenses. Recientemente, el investigador responsable y su equipo han comenzado una nueva investigación en Tighennif y han descubierto huesos fósiles y herramientas de piedra achelenses in situ, con un gran potencial de estudio de los patrones conductuales del Homo erectus y sobre cómo vivieron estas especies homininas en entornos secos y abiertos entre el Pleistoceno inferior y medio. Nuestras investigaciones multidisciplinares en Tighennif tienen el objetivo de ampliar las excavaciones de los yacimientos recientes y evaluar la integridad del sitio, reconstruir la paleoecología norteafricana para comprender la relación entre el entorno y el uso de herramientas por parte del Homo erectus, caracterizar la tecnología lítica achelense, explorar los patrones de subsistencia del Homo erectus y datar los yacimientos de Tighennif de forma fiable. La investigación propuesta en Tighennif forma parte de un marco investigativo más amplio de los yacimientos del Paleolítico inferior en Argelia para estudiar la evolución biológica y conductual de los homininos ancestrales en el norte de África.

Tighennif es fundamental para la investigación de los inicios del achelense en el norte de África y para la documentación de evidencias arqueológicas de las actividades del Homo erectus y la paleoecología. En concreto, nos  interesa probar la hipótesis que relaciona los entornos áridos con el comportamiento y los patrones de uso del  paisaje del Homo erectus que podrían haber surgido en un momento crucial de la evolución humana, a saber, en la transición Pleistoceno Inferior - Medio (MPT). Los datos paleoecológicos sugieren que, durante esta transición MPT (hace entre 0,8 y 1,2 millones de años), África experimentó un importante cambio climático global caracterizado por el aumento de la aridez y la vegetación abierta.